132

Hay pocas expresiones sociales en nuestro país tan percudidas como la marcha. La invasión citadina de las avenidas principales en una ciudad como la de México es tan recurrente que ya representa parte de su paisaje urbano y parada obligatoria del turibús. Tanto, que es difícil comprender cómo es que una nueva caminata con pancartas y consignas vociferadas entre el smog y los claxons será tomada en cuenta. Los marchistas podrían considerarse afortunados si los automovilistas les mandan al carajo y un helicóptero merodea sobre sus cabezas durante, al menos, un tramo de su circuito.

Además, la culpa siempre la tienen el SME, los maestros o los campesinos. (¡Esos hijos de la chingada!). No por nada, a las empresas y sus godínez les generan pavor los sindicatos, que, dicen, sólo sirven para producir revoltosos huevones. Por eso, cuando Sicilia atravesó cientos de kilómetros para llegar hasta el centro de la ciudad —a paralizarla de nuevo— con un rugido de amor y paz —cristiano, no hippie—, decenas de miles se le unieron, porque consideraron que su movimiento sí era diferente y, sobre todo, sincero.

Y aunque la llama del poeta se extinguió pronto, como versos de haiku, su trascendencia perpetua permaneció en el ambiente, igual que la reflexión profunda de las milenarias brevedades japonesas. Desde aquella compenetración entre diversos sectores sociales bajo la bandera de No más sangre, esquirlas de hartazgo quedaron en el aire de esta ciudad. Una conciencia, parecida a la fe religiosa —muda, pero inquebrantable—, invadió a un pueblo que se creía incapaz de conjuntarse por una causa en común. Esa fue la gran lección de Sicilia para los demás.

El motor había sido hallado, pero hacía falta un chispazo, una combustión para despertar el músculo social. El genocidio de una guerra civil disfrazada de enfrentamiento entre delincuentes no sería suficiente, como se demostró en el abrazo del poeta. Haría falta, más bien, que a la ciudadanía le llegara el tiempo de confrontarse con su porvenir, ese muro espinoso que lleva a puntos de crisis a pueblos enteros, de todas las razas y culturas.

Un fraude, hace seis años, curtió la voluntad de los mexicanos. Ahora, meses antes de la elección de un nuevo dirigente para el próximo sexenio, han sido diversas las protestas contra el candidato que se afirma como el elegido por una élite para seguir cumpliéndole favores hasta 2018. La gente se dio cuenta de que no basta con demostrar el apoyo a un candidato en las urnas, sino que, dada la vulgar corrupción imperante en este país, hace falta lanzarse contra aquél a quien desprecian. Las redes sociales, de hecho, han venido a dar uno de los vuelcos más importantes en la difusión de información que aliente a otros a unirse a este contraataque ciudadano.

Consecuencia del uso de estas herramientas digitales como armas contra el cerco informativo de los antidemocráticos medios de comunicación, han sido principalmente los jóvenes quienes, desde sus teclados, han difundido su desprecio por el candidato de las oligarquías corruptas de una nación con heridas abiertas y punzantes, en busca de un despertar social. No obstante, la respuesta de otros sectores sociales había sido prácticamente nula. Puede deducirse, incluso, que muchos creyeran que la juventud jugaba a protestar desde un escritorio, a pelear una revolución virtual como si se tratase de un juego de video. Los pronósticos no adivinaban más que un game over risible e intrascendente.

A esto se sumó un tibio debate en el que se esperaba ver ridiculizado al candidato predestinado a la silla presidencial; lo cual, dado el mesurado formato que se preparó para protegerle, nunca ocurrió. De ahí que “El Elegido” saliera sintiéndose fortalecido y, quizá, hasta invencible. Tanto, que se tomó el atrevimiento de pisar nuevamente, desde la Feria del Libro de Guadalajara, un escenario intelectual para exponer su campaña. Creyó, sin duda, que presentarse ante universitarios de clases altas no le representaría ningún conflicto; si la izquierda más venenosa no le había podido despeinar, qué lograrían los hijos de algunas familias acomodadas.

Su intrepidez se convirtió en el error más grande de su campaña. Hasta esa fecha, las protestas en su contra estaban delimitadas por una pantalla y una conexión a Internet; ofensivas, mas no dañinas. Pero su soberbia le dio vida a una conciencia colectiva que le hizo recobrar la memoria, puesto que había olvidado el aprieto en que un puñado de cuestionamientos inteligentes le podían meter. Se reencontró con su archienemigo: la información.

Y a pesar de los descarados intentos, sin prudencia ni profesionalismo, con que sus colaboradores pretendieron descalificar a aquellos ejemplares universitarios, nuevamente la virtud del pensamiento pudo más. Respaldados por el arma poderosa que representa la Internet para los jóvenes, presentaron las evidencias necesarias para acallar las injurias en su contra y, por si fuera poco, dieron origen a un movimiento social que por décadas el país no había visto nacer, en medio de tanta necesidad.23 de mayo

La intrascendencia pública que, dada la limitación virtual de las redes sociales, había tenido hasta entonces cualquier protesta contra el candidato, quedó atrás un 23 de mayo. Con sus credenciales en mano, los 131 estudiantes pioneros del reclamo convocaron a sus iguales a sumarse de a uno, y así dar comienzo a una gran colectividad consciente, con la bandera de la información izada en lo más alto. A través de las calles, sus voces exigían una nación de vuelta a sus hijos; no aceptarían un futuro quebrantado como su presente. Le gritaban a su patria que regresara con ellos: “¡México! ¡México!”.

No había surgido una réplica tan enérgica contra la manipulación de los encabezados de la prensa durante décadas en ese México que los jóvenes entrañan. Un movimiento contra el que los poderes más ambiciosos y corruptos ni siquiera pueden combatir en su génesis, pues esa democracia que los estudiantes descubrieron en las redes sociales, es a la que aspiran ahora en todos sus medios. La información a la que ellos tienen acceso, la pretenden para el resto. ¿Acaso hay mayor patriotismo que la búsqueda del bien común? No existe ninguna crítica válida contra el civismo.

Quizá, quitarse el miedo es lo más complicado. Sin embargo, una vez que la empatía por el bienestar se apodera del pensamiento de un individuo, de un grupo, de una avenida, de una ciudad entera, y se contagia luego a otros lugares, no hay nada a qué temer. El pueblo unido, consciente y decidido, jamás será vencido, manipulado o engañado. Una vez que los jóvenes comprendieron su peso específico dentro de la sociedad, tomaron las calles; y no para fastidiar a sus compatriotas, sino para contagiarles, sobre todo, su esperanza. No hay enemigo más dañino para un pueblo que la desilusión.

Este nuevo movimiento nació para desvanecer por completo a los fantasmas sociales y para disipar cualquier duda. A los jóvenes les interesa el destino de su país tanto como a cualquier individuo con un futuro incierto por delante, y decidieron encargarse de que éste sea justo y benevolente con cada uno de quienes lo conformen. Su clamor, por supuesto, exige por más de 132. Y, de a poco, esa cifra se multiplicará sin control.

“La patria los estaba esperando”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s